Hacer lo imposible de tu mano.

Estar a muerte a tu lado.