Quería escribir algo grande, a la altura de los sueños que tengo. Tan gigante como los que un día alcancé y como todos los que aún quedan por venir. La vida nos pone a prueba constantemente, cuando ni siquiera llegamos a comprender por qué nos eligió a nosotros. La fuerza de voluntad y la pasión en todo lo que haces es lo que marcará la diferencia. Qué es la vida, sino un cúmulo de experiencias. Experiencias tan increíbles y reales que formarán parte de nosotros siempre. Experiencias que nos marcaron tanto, que nos hicieron soñar con los ojos abiertos. Y son esas experiencias grabadas en 3D en nuestro corazón, las que a día de hoy nos siguen invitando a arriesgarnos, a acercarnos más a la felicidad (y no al éxito), a rozar el cielo con la punta de los dedos y darte cuenta de que tus pies siguen en el suelo. A hacer que la vida cuente y valga la pena. Porque el verdadero éxito en la vida, no consiste en tenerlo. El verdadero regalo de la vida es encontrar la felicidad en uno mismo y poder compartirla. Y hay palabras que llegan a fundirse tanto contigo misma, que sólo puedes dar las gracias a los labios que las pronunciaron. Porque no hay nada como estar en paz con tu cabeza y tu corazón: esa es la auténtica felicidad en la vida, la felicidad interior. No hay nada como la satisfacción personal y emocional de luchar por lo que creemos y sentimos. Los retos, las metas, los interrogantes a los que nos enfrentamos, hacen de nosotros personas más valientes por la forma en la que los afrontamos. La vida al final no es más que eso, hacer de tu día a día la vida que siempre soñaste. Y por supuesto, créeme que te recompensará, tal vez no con lo que un día quisiste, pero siempre con lo que mereces. Vivir la vida, experimentar lo que se esconde detrás de ella como la primera vez, sentir que cada nuevo día tienes la oportunidad de hacerlo mejor que ayer, porque cada momento es único. La vida nos está brindando la magia de poder escribir con nuestros actos historias impresionantes, de rellenar esas hojas en blanco que aún quedan por descubrir. De atrevernos a hacer realidad nuestros sueños y dejar que esta realidad en la que vivimos inmersos supere los límites de nuestra imaginación. Porque a la vida hay que mirarla a los ojos de frente y hacer que cuente. Porque vivir es seguir sumando momentos irrepetibles. Porque el presente es el momento perfecto, y tú, eres la única persona capaz de hacerlo increíble.

Empezar un nuevo día con una sonrisa. Salir a comerte el mundo. Hacer que valga la pena.